domingo, 29 de junio de 2008

Alexander Neill y Summerhill

Uno de los grandes principios de la democracia es la libertad del individuo. Este desde que nace hasta que muere tiene derecho a vivir en libertad, el individuo ha de tener los mismos derechos sea rico o pobre, blanco o negro, sea hombre o mujer, niño o niña, y en este caso ha de tener derecho a ser educado tanto si su familia se lo puede permitir como si no, obligatoriamente.
Por tanto si un niño tiene derecho a recibir educación y a aprender los valores de la libertad, ¿por qué en muchas escuelas hasta hace poco aun se trataba al niño como si fuera un delincuente y se le castigaba y maltrataba, educándole con regla y disciplina?

Encontrar un caso de estos en una escuela de hoy sería un poco difícil, pero seguro que todavía encontraríamos alguno.
En Inglaterra, hace ya algunas décadas, en 1.921, un pedagogo de origen escocés llamado Alexander Sutherland Neill, decidió poner fin a la educación de aquella época, basada en la disciplina.

Neill en una granja al lado de la costa Sur, en el pueblo de Leinston en Suffolk, decidió abrir una escuela internado a la cual bautizo como Summerhill.
En esta escuela Neill puso en práctica un sistema de enseñanza totalmente revolucionario para la época, basado en muchas de las ideas sobre la psicología que había proclamado Freud. El principio fundamental de la escuela era, aunque aún sigue siéndolo, la libertad y que lo que educa no es el aula, sino todo el ambiente que se respira y envuelve a los alumnos.

Este sistema de educación rompió todas las reglas de la época y Neill recibió un montón de críticas sobre su escuela y su sistema de educación, pero por otra parte también recibió el apoya de fuerzas pedagógicas.

Neill no consiguió que su sistema revolucionario de enseñanza se aplicara a la mayoría de las escuelas pero seguro que contribuyo para que las escuelas se volvieran más libres y diesen más importancia a la naturaleza curiosa de los niños /as, y menos a la educación basándose en disciplina y castigos.


Crografía

1883−1917
Alexander Sutherland Neill, era hijo de George Neill, un maestro de escuela rural, y de Mary Sutherland. Nació en la localidad escocesa de Kingsmuir. Su madre dedico toda su vida a sus trece hijos, nueve de los cuales sobrevivieron.
Neill recibió una educación muy religiosa, la cual daba mucha importancia a la Biblia. Ya de pequeño su padre le recriminaba su poca ambición ante los estudios, con solo 14 años fue enviado a Edimburgo a trabajar de mozo en una empresa de contadores de gas, pero poco después perdió el trabajo y decidió volver a estudiar.
Después de otro fracaso escolar lo pusieron a trabajar de aprendiz en una tienda de ropa cerca de Kingsmuir.
Este trabajo tampoco era para Neill, y su padre medio desesperado lo puso de ayudante en su escuela cuando tenía 15 años.
Fuera como fuese, enseñando creció su motivación por aprender y cuando acabo la fase de aprendiz de profesor al lado de su padre, en 1903, hizo una prueba de acceso en una escuela de Formación de Profesores.
Quedo clasificado exactamente el numero 103 de un total de 104 candidatos. Desde aquel momento Neill hizo sustituciones por diversas escuelas de Escocia y quedo marcado por los castigos corporales y la severidad del régimen escolar.
El 23 de Noviembre de 1906, estando aun en la escuela de James Calder, se examino con éxito para el certificado de profesor suplente. Fue entonces cuando comenzó de profesor suplente en Newsport, una localidad obrera donde abundaba la manufactura de esparto y donde las condiciones de vida eran duras para la infancia obrera. Aquí estuvo hasta el año 1908. Durante las últimas semanas de estancia en este pueblo, supero el examen de entrada para la universidad −en las ramas de latín y física− así como la segunda parte para profesor suplente. Adquirió así un titulo menor justo en el momento en que decidía distanciarse de la enseñanza. Por aquel tiempo, todo sea dicho, ya había comenzado también a adoptar ese estilo de relación no convencional con la educación, que lo caracterizaría durante toda su vida.
Luego trabajo de periodista en Edimburgo, En la publicación STUDENT. El día 5 de Julio de 1912 se licencio de Ingles en Edimburgo, con mejores resultados de los esperados. Durante esos cuatro años, Neill se hizo un adepto de las ideas socialistas. Un domingo de otoño de 1913 Neill llego a Londres, donde continúo su trabajo de periodista en diferentes editoriales. Encontró trabajo de redactor de una nueva publicación, el Picadilly Magazine. En Londres aumento su preocupación por los temas de justicia social y no pudo ir a la segunda guerra mundial debido a una pierna rota.
Fue entonces cuando comenzó de director en la escuela de Gretna, al sur−oeste de Escocia. Allí pudo instauro un sistema pedagógico libre, eliminando los trabajos a casa y desarrollando un agudo espirito crítico respecto a los libros de texto en uso.
En esa época publico sus dos primeros libros A Doiminie´s Log (diario de un profesor rural) y A Doiminie´s
Dismisset (un profesor acomodado), entre 1916 y 1917. Por aquellos tiempos su ideología del socialismo
utópico estaba influenciada por las ideas de un enemigo del pueblo: La mayoría nunca tiene razón. Como
profesor era muy agradable pero poco exigente, no ponía lecciones. Su primer libro provocó muchos
comentarios en la prensa e inicio lo que un diario dijo una lucha contra el formalismo y la traición.

1917−1924

En Marzo de 1917 fue llamado finalmente por el ejército. Fue 2º teniente, pero su mala salud lo aparto del peligro del campo de batalla. La guerra terminó y Neill regreso a la capital que había abandonado en Agosto de 1914.
En el invierno de 1917 Neill conoció a un pedagogo que le influye enormemente, Homer Lane, el pionero de la Little Commonwealth, cerrada en el año 1918. El libro A Domine in Doubt (Un profesor en dudas), de 1921, reflejaba la influencia del año, que introdujo a Neill las revolucionarias ideas de Sigmund Freud y de sus compañeros psicoanalistas de Viena.
A principios de 1919 Neill estaba en la King Alfred School, una escuela en régimen de auto gobierno, conducida por John Russell. La enseñanza rigurosa y religiosa de fondo, detrás de un telón de libertad, no convenció a Neill, que en Julio de 1919 tuvo que ir a Escocia, donde Clunie, su hermana, se estaba muriendo de una pulmonía. Su muerte le afecto muchísimo.
Las practicas de Lane en la Little Commonwealth fueron cortas, solo dos años, pero decisivas en la vida de Neill. Lane murió en Paris después de un juicio en Inglaterra, con la acusación de inmoralidad con los alumnos, pero lo que en realidad se juzgo fue su vanguardismo que rompía con el sistema. El veredicto obligó a Lane a abandonar la isla. Por lo que se refiere a Neill, cuando dejo la escuela del rey Alfred, estaba decidido a abrir su propio establecimiento de enseñanza. Había tenido la ocasión de comprobar que si el equipo de enseñanza no estaba compenetrado en una línea, y si el régimen escolar no era de internado poca cosa se podía hacer.
Los dos primero libros que publico, nos muestran a Neill como un educador iconoclasta, humorista...y como le sabía mal que solo le tomaran en broma, edito otros dos libros durante esta época: THE BOOMING OF BUNKIE (1919) y CARROTY BROON (1922).
En 1920 como miembro del círculo de Lane, Neill fue elegido como co−editor de la revista de educación Education For A New Era.
Neill pudo estar en contacto con las ideas de Montessori y las encontró repelentes en muchos aspectos sobre todo por su aspecto de espontaneidad emocional. El sistema Montessori −decía− es demasiado científico para mí, demasiado ordenado, demasiado didáctico: el nombre de utilización didáctica me espanta−decía Neill.
En Agosto de 1921, Neill fue a trabajar al colegio Dalcroze de Hellerau, conducido por la educadora americana, Christine Baer−Frissell. Hellerau estaba cerca de Dresden (Alemania). A Neill le hacía mucha ilusión la posibilidad de aplicar el método Dalcrociano, que le parecía más aprovechable que el rígido método de Montessori. Y fue en Hellerau donde Neill publico A Domine Abroad (un profesor en el extranjero) en 1923.
El siguiente destino de Neill fue la escuela de Sonntagsber, Austria. Donde a principios de 1924 iniciaba una nueva experiencia pedagógica junto con Lilina Neustatter como colaboradora. En Austria estuvo muy influido por los círculos psicoanalistas de Viena, y en especial por Wilhelm Stekel.
Entonces escribió A Dominie´s Five (1924), obra que protagonizan los alumnos de Hellerau. En Pascua de aquel año, comenzaron los problemas en la nueva escuela austriaca Sonntangsber, teniendo claro que el catolicismo no aceptaba la libertad de costumbres que había. La ley austriaca obligaba la enseñanza de la asignatura de religión, así como la enseñanza doméstica para las jóvenes adolescentes y la instrucción física para los jóvenes adolescentes. En todos estos aspectos, Neill no tenía los papeles en regla. Pero fueron los problemas financieros quienes determinaron el cierre de esta nueva experiencia.

1924−1939

El siguiente paso fue en Octubre de 1924, en Lyme Regis, en la costa sur de Inglaterra, donde Neill instaló una comunidad terapéutica libre. Aquí comienza Summerhill. El siguiente libro THE PROBLEMS CHILD (el infante problemático) 1926 proponía conscientemente el evangelio de la libertad neiliana. Las ideas de Neill dividieron a los freudianos porque su método de aplicar el freudismo era poco ortodoxo, según muchos.
Al mismo tiempo, el fundador de Summerhill continuaba atento a las nuevas prácticas pedagógicas.
En el año 1927, Neill traslado su escuela a Leiston, a unos cien kilómetros al noreste de Londres, en el condado de Suffolk.
Aquel año Neill se caso con la señora Lins, que de hecho ya era codirectora del centro. Esta era una mujer muy maternal y con un gran sentido práctico, pero con pocas calificaciones académicas. Una vez en Leinston, Neill entró en contacto con Bertrand Russell y su segunda mujer Dora. Al margen de las superficiales similitudes entre Neill y otros educadores progresistas británicos del momento, estaba claro que en muchos aspectos había un abisme. Neill no apreciaba el esquema de libertad puritana y controlada que proponían.
Neill escribió otro libro The Problem Parent (el padre problema) en el año 1932. En este libro Neill decía que el padre era el enemigo del profesor. Años después rectifico el libro para acabar diciendo que los padres al igual que los niños, necesitan comprensión y ningún menosprecio.
La gente que a menudo mandaba a sus hijos a Summerhill después de haber probado otras escuelas, era gente liberal y de izquierdas.
Neill publico sus ideas en el libro publicado en el año 1934, The Modern School Handbook. Luego publicó otros dos similares: Is Scotland Educated? (1936), y That Dreadful School (1937). Por aquellos años, Neill y la señora Lins, tuvieron dificultades para dirigir Summerhill con su régimen de autogobierno. La relación con los alumnos no siempre era una balsa de aceite. A veces Neill hacía uso de lo que él llamaba lecciones privadas, es decir, conversaciones relajadas durante las cuales animaba a los niños a hablar de ellos mismos, sus ansiedades y sus miedos sobre la escuela o sobre su propia casa.
En 1938 publico The Last Man Alive. A Story from the age of Seven to Seventy (el último superviviente, una narración para niños de 7 a 70 años). Este libro también provocó debates, era el primero que explicaba la historia de Summerhill. Se desaconsejaba y desaprobaba la historia de la cultura libresca(o sea, la aprendida en los libros), como había hecho Rousseau, de una manera radical, pero en cambio el teatro era visto por Neill como un elemento educativo de primer orden.
En el año 1939 escribió The Problem Teacher y en el año 1945 Hearts not Heads in the School; por esta época ya tenía mucha fama.
Volviendo atrás, en los años 1929 y 1935 participo en unas conferencias sobre educación, la segunda en Oslo levantó mucho polvo, sobre todo por las afirmaciones de que era peligroso enseñar religión a los niños, durante la cual un grupo de profesoras abandonaron la sala de conferencias.
Por los años 20 y 30, como muchos intelectuales de la izquierda británica y europeos en general, defendió las conquistas de la Rusia Soviética, pero no se hizo del partido comunista. De hecho aburría todo lo que pudiera fuera ser propaganda política en la escuela o adoctrinamiento.

1939−1960

Cuando comenzó la segunda guerra civil los niños de Summerhill y la escuela se trasladaron a Festiniog (1940−1945) al norte de Gales, zona donde los viejos solo hablaban galés. Como en las anteriores ciudades, Neill tuvo que cuidar las relaciones con el entorno local y volvió a tener problemas con sus profesores.
Después de un largo periodo de deterioro, su mujer murió el 20 de Abril de 1944, después de 24 años de colaboración estrecha con él. Este mismo año la ley de educación en Inglaterra y Gales introdujo modificaciones importantes: escolarización hasta los 15 años, segunda educación universal y absorción de las escuelas de la Iglesia por el Estado.
Finalmente, después de terminada la guerra, la escuela volvió a Leiston. El segundo hecho a resaltar es la boda de Neill con Ena Wood, antigua cocinera de Summerhill. Y cuando Neill tenía 63 años a finales de 1946, nació su hija Zoë Sutherland.
La siguiente publicación de Neill fue The Problem Family (1949). Su hija y las relaciones que él mantenía con ella eran el centro de su nueva reflexión.
En el año 1953 publico The Free Child (el niño libre).
En 1957 se fundó la asociación de padres de alumnos Sociedad Summerhill. En el 1959, Summerhill tenía 44 alumnos. Por Octubre de 1960 solo tenía 24, se dice que el hecho de que las lecciones no fueran obligatorias tuvo mucho que ver con estos datos.

1960−1973

El 7 de Noviembre de 1960 publicó el libro Summerhill, cuyo éxito fue considerable. Su publicación coincidió justamente con la semana que John Kennedy fue elegido presidente. Era un momento en el que parecía que Estados Unidos pasaba hoja. El libro Summerhill fue muy vendido y más de 600 universidades lo incluían en las listas de recomendados. Los americanos, sin embargo, tergiversaron el mensaje neiliano, presentando a menudo a Summerhill como una utopía. En parte, el éxito en la Meca del capitalismo parecía ser debido al poderoso movimiento de crítica de la escuela pública que había por aquellos años. De hecho, Neill fue mal leído y peor asimilado, debido a que su teoría fue entendida no como libertad, sino como libertinaje. En ese sentido, Freedom, not License, publicada en el año 1966 por Hart, venía a ser la respuesta a las ideas tergiversadas del fundador de Summerhill.
Por estas fechas ya había comenzado su gran amistad con el escritor Henry Miller, que incluso ayudo económicamente a Summerhill dos veces.
En el año 1961 se fundó en América la sociedad de Summerhill. Durante los años 60 Homer le rogó que fuera a Estados Unidos, finalmente fue en 1968, con 85 años, para participar en unos programas de televisión en Nueva York.
La escuela pasó por unos momentos financieros bastante flojos, pero gracias a los beneficios literarios del fundador logro sobrevivir. Este durante los años siguientes acepto pequeños honorarios de algunas de las universidades británicas. A finales de los 60 Summerhill ya había estado reeditada, y además fue traducida al noruego, finlandés, castellano, portugués, italiano, francés y alemán.
La crisis de Cuba y la tensión internacional, así como la nuclearización del planeta y, en concreto de Gran Bretaña, lo llevaron de nuevo a la actitud combatida de siempre. Participo en campañas a favor del desarme y la paz, en el comité de Los Cien para la Desobediencia Civil, e incluso fue detenido una vez a principios de los 70 en una manifestación pacifista. Por Noviembre de 1971, y debido al incremento de visitantes a Summerhill, Neill mando un escrito al New Statesman pidiendo que no se le molestara más. Poco antes había sufrido un infarto al corazón.
Las dos últimas obras de Neill fueron Talking of Summerhill (hablando de Summerhill, 1967) y su obra autobiográfica Neill! Neill! Orange peel (Neill, Neill, pela la naranja) subtitulada una visión personal de los 90 años (1973).
Instituciones como la escuela sueca SKAA, fundada en 1947 por Jonson, estaban muy inspiradas por Neill, la presencia del cual en Europa en los años 70 fue notable.
Seshi Simoda fue el gran introductor de Neill en Japón, donde por los años 70 los círculos de educadores se mostraban muy sensibles con las tesis neilianas, según se comprobó en una encuesta realizada después. En el año 1976 se fundó una sociedad fundada Neill−Shimoda.
Poco después de la presentación de su autobiografía en Inglaterra por Mayo de 1973, su condición física comenzó a deteriorarse. Finalmente murió el día 22 de Septiembre de aquel año. Fue incinerado y enterrado en Ipswich. Al día siguiente, como nos recuerda su magnífico biógrafo, los alumnos de Summerhill volvieron al colegio después de una pequeña instancia en sus casas.

La idea de Summerhill

Summerhill fue fundada en 1921, en el pueblo de Leiston, Suffolk, a unos 160km de Londres. Era una escuela en la cual había 35 niños y 35 niñas agrupados por sexos y diferencias de edad. (5−7, 8−10, 11−15 y los más grandes estaban individuales o en pequeños grupos).
Tienen un gran porcentaje de alumnos extranjeros. Cada grupo duerme en diferentes lugares. En habitaciones de 3 o 4 personas. Los alumnos viven en libertad, no están obligados a nada.
Neill opina que las escuelas que obligan a los niños a sentarse en pupitres, solo son buenas para aquellos que quieren niños dóciles sin espíritu creador y que encajan en una sociedad que tiene como objetivo el dinero.
Summerhill empezó como una escuela experimental, actualmente es la demostración que la libertad es viable.
Neill pensaba que una escuela tiene que estar en función de la voluntad del niño y no al revés por eso fundó Summerhill.
Neill se baso en su teoría: El niño es bueno por naturaleza y no al contrario. En los cuarenta años que estuvo en Summerhill nunca lo dudo, solo le dio más fe.
Según Neill, el niño es inmediatamente realista, si tiene libertad. Sin sugerimientos de los adultos, se desarrolla hasta donde sea capaz. Si un niño tiene ganas de aprender, aprenderá lo enseñes de la manera que lo enseñes.
Los niños que van a Summerhill desde el parvulario no dudan en ir a clase, pero los que proceden de otros centros tardan más tiempo en desarrollarse. El tiempo de recuperación es proporcional a la adversidad que se le aplica. El record lo tiene una niña que procedía de un convento que tardo tres años en entrar a clase.
En Summerhill no hay exámenes finales, los conocimientos adquiridos dependen de la voluntad de los alumnos. En Summerhill cuando el alumno asiste a clase, no le dejan de enseñar las asignaturas básicas, ya que si el alumno quiere pasar a la universidad tiene que superar los exámenes (eso si el alumno quiere), por tanto es esclavo de los exámenes de las universidades. Los alumnos de Summerhill no están oprimidos, por tanto generan menos odio y más amor. Eso es bueno porque el odio genera odio, y el amor genera más amor.
El amor genera consentimiento, cosa muy importante para la escuela porque los alumnos no necesitan que les riñan.
En Summerhill todo el mundo es igual, tanto los profesores, como los alumnos, como el director, y lo demuestran en la asamblea general; cada persona tiene un voto igual que el otro. Así el alumno no tiene miedo del profesor y eso es bueno porque no se siente inferior, lo cual crea confianza en uno mismo.
Neill cree que la función del niño es vivir su propia vida, no la vida que los padres piensan que ha de vivir, ni una vida de acuerdo con el educador. Todas estas interferencias y orientaciones de parte de los adultos no pueden producir sino una generación de autómatas. Si se hace aprender al niño a la fuerza, lo convertiréis en un individuo dócil, que se adaptara a un horario pero que no será plenamente feliz. El niño no será nada más que uno de los hombrecitos conformistas en que la sociedad está basada.



Ideales

“Neill establece que la principal meta de una escuela debe ser auxiliar a sus alumnos para que estos sean capaces de encontrar la felicidad propia y es por eso que propone un modelo muy diferente al de las escuelas tradicionales, que según él sólo consiguen promover una atmósfera de miedo. Para que una persona sea feliz necesita primero ser libre para escoger su propio camino. Es por eso que renuncia a cualquier tipo de autoridad moral o jerárquica y jerarquía.
En Summerhill, ningún adulto tiene más derechos que un niño, todos tienen los mismos derechos. Todos deben ser libres, entendiendo la libertad como una construcción colectiva. La libertad no acaba cuando comienza la del otro, como defendían los iluministas, la libertad precisa que todos sean libres para existir.
La pedagogía tradicional supone que los niños tienen una tendencia natural al egoísmo, siendo necesaria una interferencia autoritaria por parte de la familia y la escuela, para desarrollar el altruismo. Summerhill parte del mismo supuesto pero no llega a las mismas consecuencias: el niño es egoísta pero ese egoísmo no es malo en sí mismo. El egoísmo infantil es una etapa del desarrollo del niño (tesis acorde con las investigaciones del psicólogo suizo Jean Piaget) que si se desarrolla naturalmente desemboca en el altruismo; existe un momento en el que el niño necesita de los demás y entonces su propio egoísmo le abre a la comunidad. Inculcar a los niños principios altruistas antes de que sean capaces de asimilarlos sólo produce individuos miedosos e hipócritas. O sea, la educación tradicional yerra en esa interferencia autoritaria, sin percibir que es justamente ese tipo de interferencia la que alimenta aquello que identifica como problema. Según Neill es solamente a través del miedo como se puede intentar forzar el interés de alguien.
En esa escuela todas las reglas de convivencia y soluciones a los problemas que surgen en el día a día son resueltas en una asamblea que ocurre semanalmente, donde cada persona sea alumno, profesor o funcionario, tiene derecho a hablar y votar, manteniéndose el principio de que todos los votos valen lo mismo. Las normas de la escuela son construidas entre todos, todos se sienten parte del colectivo y se empeñan en mejorarlo. Un buen ejemplo de eso son los castigos defendidos por la Asamblea. En una ocasión, un niño, que no tenía dinero para tener su propia bicicleta, cogió una de otro niño para dar una vuelta y acabó estrellándola. El castigo fue que todos los miembros de la escuela hiciesen una colecta para comprar una bicicleta nueva y para comprar otra al niño que la había cogido por no tener dinero. No existe sentimiento de odio vinculado al castigo.”

Una dia en Summerhill.

Una jornada en Summerhill es: desayunar a las 8.15. A las 9.30 se supone que las camas están hechas. Se empiezan las clases hasta la 1. La asistencia a clase no es obligatoria pero si deciden ir y faltan mucho, los compañeros los pueden excluir ya que se quejan de que retarda al grupo.
Los grupos más pequeños comen a las 12.30 y los más grandes a la 1.30. Después tienen tiempo libre el cual aprovechan para hacer deporte, reparar bicicletas, trabajar con motores... El té es a las 4.00.
A las 5.00 empiezan diversas actividades: A los más pequeños se les lee un cuento. El grupo de en medio va al taller (pintan, dibujan,...). Los grandes trabajan en el taller mecánico y en la carpintería.
El lunes por la tarde van al cine. Los martes por la tarde los profesores y los alumnos escuchan las charlas de psicología de Neill. Los miércoles hay baile y ellos mismos eligen la música.
Los viernes se reserva para hacer otras cosas diferentes (obras de teatro).
Los sábados se realiza la asamblea general de la escuela. Cuando acaba la asamblea hay baile.
No hay ningún horario fijo para los trabajos manuales, no hay tampoco ninguna lectura especifica, los niños hacen lo que quieren no les interesan las construcciones complicadas, les interesan las cosas que requieren imaginación.
Hay que decir que las niñas tienen menos espíritu creador. Cuando hace buen día, las niñas se quedan cerca del edificio y no lejos de los mayores; hacen telas, cerámica, pinturas... Las niñas dejan de ir a los talleres cuando tienen 10 años.
En Summerhill el juego es constante entre niños y adultos, es decir, es la lucha entre el punto de vista del adulto y la inconsciencia juvenil. Eso se demuestra en las asambleas.
Todo el mundo mira por sí mismo, por suerte el personal docente no es egoísta. El que es egoísta con las personas no puede ser profesor según Neill.
La excesiva agresividad que se observa en los niños que no son libres es una manifestación de protesta contra el odio que han experimentado; es lógico que los niños de Summerhill presenten menos agresividad. Es posible que el éxito de Summerhill sea por tratar a los alumnos en libertad, igualdad y respeto.

La educación de Summerhill ante la educación corriente.
Neill piensa que el objetivo de la vida es conseguir la felicidad, y que el fin de la escuela es preparar para la vida. Entonces, la educación corriente, no ha tenido nunca éxito en este sentido. La política y la economía actual conducen a la guerra; los medicamentos nunca han vencido a las enfermedades, la religión nunca ha vencido a los robos. Nos amenazan nuevas guerras porque la conciencia social del mundo se encuentra en un estado primitivo.
La mayor parte del trabajo escolar que hacen los adolescentes es perder el tiempo, la energía y la paciencia.
Roban a la juventud el derecho de jugar, jugar y jugar. Desconocemos la cantidad de espíritu creador que se pierde en las aulas a causa de la importancia otorgada a los estudios.
En las escuelas hay estudiantes indiferentes y que a fuerza de disciplina y con dificultades pasan a los estudios universitarios, para llegar a ser profesores sin imaginación, médicos mediocres, que podrían haber sido buenos mecánicos.
La educación superior y los grados universitarios no sirven de gran cosa en la lucha de los males de la sociedad. No hay ninguna diferencia entre un neurótico instruido y otro ignorante.
En todos los países capitalistas, comunistas o socialistas, se construyen escuelas complejas para educar a los niños. Todos estos edificios no tienen ningún sentido porque no ayudan a los niños y adolescentes a vencer males emocionales y sociales engendrados por la presión que ponen los padres y profesores.
¿Que pasa con los graduados en Summerhill.?
Neill escribe que siempre hay padres que quieren que sus hijos sepan más que ellos, y piensan que si no se les da un empujón no triunfaran en la vida.
¿Pero que es triunfar en la vida?
Para Neill es trabajar con alegría y vivir seguro de uno mismo, según este objetivo, los graduados en Summerhill triunfan en la vida. En Summerhill no ha salido ningún genio, pero sí matemáticos originales, músicos inteligentes, artistas brillantes.
En general el método de la libertad resulta casi seguro en niños menores de 12 años, pero los más grandes necesitan mucho tiempo para recuperarse de una educación que da las cosas masticadas.
Las clases particulares en Summerhill.
Estas clases particulares son una atención psicológica. Sobre todo para los alumnos que acaban de llegar, para que se adapten más rápido a la libertad. Cuando un niño está ligado interiormente le cuesta adaptarse.
Las clases serian como una limpieza cerebral para que el niño se adapte mejor al nuevo sistema.
El Autogobierno.
Summerhill es una escuela de autogobierno de forma democrática. Las normas, los castigos... se deciden en la asamblea de los sábados.
Cada persona tiene un voto, todos son iguales, vale tanto el voto de Neill como el de un niño de 6 años.
En las asambleas generales, además de decidir reglas, se deciden los castigos. El autogobierno y la educación hacen que los alumnos de Summerhill cojan el sentido de lo que es la justicia.
En Summerhill se ha demostrado que un autogobierno funciona, y que una escuela sin él, no se puede considerar progresista. No puede haber libertad si los niños no pueden gobernar su propia vida social.
El autogobierno amplia su sentido de la justicia actuando como si fuera un juzgado, defendiéndose y contradiciéndose, hecho que provoca que se organicen sus ideas y justifiquen sus causas.
Neill dice que se hacen discursos muy inteligentes.
La Coeducación.
En Summerhill, los alumnos desde pequeños estudian juntos, eso hace que los adolescentes miren el sexo de forma natural, ya que no se reprimen sexualmente. Las escuelas que los separan, no hacen nada más que reprimir el sexo, y se reprime. Según Neill, el sexo con amor es el placer más grande de la vida, y por eso las escuelas temen el libertinaje sexual. Neill no lo teme porque sabe que no hay ningún tipo de represión, y por tanto, no lo provoca.
La Organización
Según el director y los inspectores escolares, no se obtenían casi éxitos académicos porque:
• Hace falta una profesora para los más pequeños para supervisar y unificar el trabajo.
• Hace falta un profesor inspirador para los niños de 8, 9, y 10 años.
• Hace falta un profesor que organice los planes de estudio de los niños.
En Summerhill hay muchas diversiones para los niños. Los talleres atraen mucho y eso dificulta muchísimo la posibilidad de estudiar. •
Después el inspector escribió unas cosas sobre los alumnos:
Los alumnos están llenos de vida y entusiasmo. Quieren mucho a la escuela y eso crea una atmósfera de satisfacción y tolerancia. •
• Se trata a los niños de una manera fácil y agradable ya que no tienen timidez.
• El sistema estimula la iniciativa, la responsabilidad y la integridad, hecho que es una realidad.
Los alumnos de Summerhill, no muestran incapacidad para realizar los estudios de grado superior, ya que muchos alumnos lo han superado. •
En Summerhill se está llevando a cabo una investigación educativa muy interesante y valiosa, que sería interesante que conocieran todos los educadores.
La Educacion de los Niños
Los niños sin libertad.
Neill confiesa que la educación impuesta por el gobierno ignora casi por completo las emociones de la vida, cosa que conlleva el odio. Solo se educa el cerebro, dice: si nos permitieran liberar las emociones y el intelecto, los niños se desarrollarían solos.
Los adultos tienen muy clara la idea de que al niño hace falta educarlo de manera que ellos puedan vivir una vida tranquila, de esto viene que los niños se vuelvan dóciles.
Neill dice que el niño es bueno de nacimiento, que no hay niños problema sino padres y profesores problema.
Neill opina que las nuevas generaciones podrán vivir en paz y libertad, si es que las generaciones actuales no destrozan el mundo.
Según Neill actualmente la vida es un curso entre los que niegan la vida y los que realmente creen en ella. De los que la niegan sale el niño problema y de los que en ella creen sale el niño sano.
Los niños libres.
Neill es partidario de educar a los niños en libertad y autonomía, que no es lo mismo que el libertinaje, que es dejar que el niño haga lo que quiera.
Piensa que hay padres que los confunden, que muchos padres son incapaces de comprender la diferencia que hay entre dejar a los niños en libertad y dejar que lo hagan todo. Lo ideal es que los niños tengan los mismos derechos que los adultos y eso aplicarlo en el colegio.
La educación de Summerhill, o sea, en libertad, demuestra que el niño libre es más sincero, dice lo que piensa sin miedo. Eso es muy bueno porque el niño crece sin miedo y pueden dar su opinión sin ninguna represión Neill dice que las multitudes son conservadoras, y que eso les gusta a los adultos, porque ellos se aferran a los viejos valores emocionales y reprimen la juventud. Los adultos no ven con buenos ojos la libertad de los jóvenes, porque tiene miedo de los nuevos valores. La eterna imposición de los valores de los adultos sobre los niños es un pecado contra la infancia.
Neill piensa que la sociedad es fascismo puro, que nos educan de pequeños de manera fascista para no ser libres e independientes. Pero también dice que la sociedad también se libera lentamente, cada vez hay menos prohibiciones y más libertad. En Summerhill se ha demostrado que la libertad es la solución, pero los viejos fascistas tienen miedo. Solo hay una minoría que cree en la verdadera bondad de los niños, a pesar de que Summerhill sea una prueba irrefutable.

Diferencias Entre Sumeerhill y la Escuela Convencional
Summerhill parte de la idea de educar mediante la libertad del niño y que el niño es bueno por naturaleza. A partir de aquí, el niño solo y libremente se desarrolla de manera individual cogiendo confianza en sí mismo para afrontar la vida.
La escuela convencional, parte de que se tiene que enseñar al alumno a base de darle información, obligándolo a asistir a las clases y a estudiar, vigilando y controlando al alumno mediante exámenes periódicos. Es decir, en la escuela convencional se obliga al alumno a estudiar duro para así llegar a desarrollar al máximo la inteligencia del alumno a base de darle información.
Eso provoca en muchos casos que el alumno pierda las ganas de estudiar ya que en ese momento no tiene ganas pero le obligan a asistir y hacer el trabajo que le manda el profesor.
En el libro Neill nos demuestra que gracias a la libertad muchos alumnos fracasados y pequeños delincuentes se han curado y han llegado a tener trabajos honestos.
En la escuela convencional para curar a los pequeños delincuentes utilizan métodos más drásticos empezando por castigar y terminando por expulsar durante unos días a casa. En este método todavía no he visto a ningún niño curado, al contrario, vuelven con más rabia y ganas de aportar el caos a la escuela.
Otra gran diferencia entre Summerhill y las escuelas convencionales es el autogobierno, donde cada alumno tiene el mismo peso que cualquier profesor. En esta se discuten los problemas de la escuela y se elaboran las leyes que se han de cumplir dentro del centro, a quien no las cumpla se le imponen castigos y multas elaborados también por los mismos alumnos, cosa que aporta confianza a los niños, ya que de esta manera creen que tienen un sitio en la sociedad y que pueden cambiar las cosas.
En las escuelas convencionales este sistema de autogobierno no existe, son los profesores con unos pocos representantes de los alumnos (pensamos que con poco poder) los que hacen las leyes y las reglas de la escuela y los castigos para los que no las cumplen.
Otro punto importante en la escuela de Summerhill, es todo lo que está relacionado con el sexo. En Summerhill el sexo se ve como una cosa normal y natural, y si algún alumno tiene alguna duda a Neill no le cuesta nada resolverlo sin vergüenza.
En las otras escuelas, se intenta esconder el sexo utilizando ideas abstractas sin sentido, pero pocas veces entrando de lleno y dándole la importancia que se merece.
Otro hecho es la religión, que no está incluida en Summerhill, aunque no esté prohibida, lo que pasa es que los alumnos no lo solicitan. Esto provoco mucho escándalo en la época en que Neill abrió la boca, pero actualmente en las escuelas normales tampoco se hace religión si no es que el alumno lo solicite.
Posiblemente Neill ha tenido parte de protagonismo en haber conseguido que se eliminara la religión de la enseñanza, aunque todavía existan muchas escuelas religiosas.
Una cosa que es mejor en las escuelas convencionales, es la preparación de los alumnos intelectualmente para superar los exámenes de acceso a la universidad, pero así y todo no sabemos si es mejor esto o el método de preparación utilizado en Summerhill, ya que este en vez de preparar tanto al alumno para entrar en la universidad lo preparan más para vivir la vida felizmente, ya que es muy probable que muchos estudiantes de la universidad cuando encuentren un trabajo lo hagan tan solo para ganar dinero, pero no les guste nada, en cambio los alumnos de Summerhill, como utilizan el método de la libertad, si a un niño no le gusta estudiar pero tiene un gran interés por los trabajos manuales y se deja que este niño desarrolle la imaginación y la preparación para realizar este trabajo, cuando se dedique a un trabajo que le guste, porque se necesitan a personas que sepan de trabajos manuales, este será feliz realizando su trabajo. En cambio en otra escuela posiblemente habría conseguido llegar hasta la universidad y habría encontrado posiblemente un trabajo más valorado, pero no sería feliz trabajando en ese trabajo.
Por eso pensamos que es mejor un niño feliz haciendo un trabajo sucio que un niño infeliz haciendo un trabajo con mucho más renombre pero sin ganas.
El futuro de Summerhill
Según Neill el futuro de la escuela no es importante, ya que lo que es realmente importante es la idea de Summerhill. Piensa que es de una gran importancia para la humanidad. A las nuevas generaciones hace falta que se les ofrezca una oportunidad para desarrollarse en libertad.
Dar libertad es dar amor, y solo el amor puede salvar al mundo.

4 comentarios:

david dijo...

felicitaciones por el articulo .que para ser sincero no entiendo como desde el lejano butan nos llegue esta informacion tan minuciosa y en español de uno de los escoceses mas queridos del siglo pasado .. increible un abrazo ala distancia y le envio mi e.mail para poder tener a tan distinguida entre mis amigos dave853@hotmail.com... un abrazo david

graswou dijo...

Muy buen articulo.

barbara gonzalez dijo...

Es preciso y exaustivo. buen articulo

Reyna A. Flores dijo...

Gracias por haber creado este blog, tus aportaciones son muy interesantes